Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Sergéi Eisenstein 

Para Chingón, Chingón y Media, s/f

Tinta sobre papel

Colección Carlos Monsiváis/ Museo del Estanquillo


El cineasta ruso Sergei Eisenstein viajó a México en diciembre de 1930 proveniente de Hollywood con la finalidad de realizar un filme que retratara las costumbres, leyendas y modo de vida de los mexicanos. El proyecto quedó inconcluso, sin embargo la cinta, varias veces editada sin su autorización, se exhibió en Estados Unidos y Europa y sin duda alguna puso de manifiesto su talento como artista del séptimo arte en el rodaje ¡Que viva México!

Otra de las facetas de este artista – y muy poco conocida – fue su habilidad para el dibujo. Durante su estancia en México (1930-1932) realizó varios dibujos de corte homo-erótico algunos de los cuales obsequió a sus amigos entre quienes se encontraba el pintor y crítico de arte Carlos Mérida. Hacia finales de la década de los años sesenta Carlos Mérida obsequia seis de estos dibujos a los dueños de la galería ARVIL, Armando Colina y Víctor Acuña. Dada la cercanía y amistad entre estos últimos y el fundador del Museo del Estanquillo, con el tiempo estos dibujos pasan a formar parte de las colecciones Carlos Monsiváis.

La obra seleccionada para su exhibición como pieza del mes Para chingón, chingón y media, da cuenta del fino humor del cineasta para entender y expresar muy a su modo de ver uno de los estereotipos más difundidos en su época: el machismo mexicano (sobre todo durante y después de la revolución mexicana que tanto le llamó la atención por ser la primera del siglo XX); hombres bragados que no se arredran ante la adversidad pero que, sin embargo, siempre hay uno más resuelto que el otro.

Esta pieza asimismo, da cuenta de la relación Eisenstein-Carlos Mérida-ARVIL-Carlos Monsiváis-Museo del Estanquillo sobre todo porque el año pasado se cumplieron 50 años de vida de la galería que tanto Víctor Acuña como Armando Colina fundaron para difundir la obra de artistas en ciernes algunos, y otros ya consagrados para enriquecer la cultura primero de nuestra gran Ciudad de México y luego de nuestro país.